El aprendizaje tiene lugar a todas las edades y en diversos entornos, ya sea en instituciones de educación y formación formal, en el trabajo o en casa. El aprendizaje a lo largo de toda la vida incluye un amplio conjunto de conocimientos, habilidades, competencias y actitudes a través de las cuales se reconoce y fomenta la capacidad de acción del alumno. En la era de la tecnología digital y la IA, el ecosistema de aprendizaje está interconectado, por medio de recursos tanto en línea como fuera de línea para permitir que el aprendizaje tenga lugar en cualquier lugar y en cualquier momento, a través de itinerarios individualizados.

El trabajo del UIL se centra en los tres pilares principales de los nuevos ecosistemas de aprendizaje a lo largo de toda la vida:
Contenido
Tecnología
Educadores

Nuestros proyectos

Red Mundial de Ciudades del Aprendizaje de la UNESCO
Alianza Mundial para la Alfabetización
Tecnología
Educación para la Ciudadanía
Redefinir el contenido del aprendizaje: Competencias para el siglo XXI

En el mundo actual, que cambia rápidamente, los alumnos deben estar preparados para hacer frente a la incertidumbre y responder a los desafíos globales. Más allá de la adaptación, los individuos necesitan desarrollar competencias transformadoras en materia de innovación, responsabilidad y concienciación.

Woman laptop nature

La noción de «habilidades fundamentales» ha evolucionado para incluir las habilidades cognitivas, intrapersonales e interpersonales que dotan a las personas de la flexibilidad, la adaptabilidad y la capacidad de comprender los grandes cambios que se producen en su entorno, en particular, la transformación del mercado laboral, el cambio climático, la migración y la digitalización. Las competencias que las personas necesitan actualmente se fundamentan menos en los conocimientos basados en evidencia y en las habilidades procedimentales que en la creatividad, el trabajo en equipo y la capacidad de movilizar las habilidades transversales en diferentes contextos, en el trabajo y fuera de él.

Para desarrollar estas habilidades, debemos adoptar la noción de aprendizaje continuo. El aprendizaje a lo largo de toda la vida es un proceso continuo e integrado de educación formal, no formal e informal, que incluye el aprendizaje experimental. Por lo tanto, los proveedores tienen la obligación de promover itinerarios de aprendizaje interconectados para garantizar que las experiencias de los alumnos se reconozcan como parte de un conjunto interdependiente de competencias holísticas.

El Instituto de la UNESCO para el Aprendizaje a lo Largo de la Vida

  • promueve la alfabetización funcional y el aprendizaje de la aritmética en los Estados miembros que se enfrentan a retos persistentes en materia de alfabetización de jóvenes y adultos;
  • apoya a los Estados miembros para que integren las competencias digitales, la alfabetización mediática y la ciudadanía mundial como elementos básicos de las «nuevas habilidades fundamentales»;
  • revisa los nuevos modelos de aprendizaje que fomentan la agilidad cognitiva y consideran a la «persona en su totalidad»;
  • emprende la investigación en estos ámbitos, promueve el intercambio de contenidos mediante la revisión de las iniciativas llevadas a cabo para facilitar la reutilización de los contenidos de aprendizaje y la creación de depósitos de recursos educativos reutilizables para el aprendizaje a lo largo de toda la vida, como los Recursos Educativos Abiertos (REA).
Tecnología, digitalización e IA

Los ecosistemas de aprendizaje se basan en una diversidad de contenidos, lugares y fuentes de aprendizaje, y dependen de la interconectividad, que se extiende a lo largo de toda la vida. Hoy en día, la promesa del aprendizaje «en cualquier momento y en cualquier lugar», así como el aprendizaje adaptado a las necesidades individuales, se reconoce cada vez más como una forma importante de enseñar y educar.

woman india laptop village

La tecnología está cambiando la naturaleza de la cognición humana. Las tecnologías digitales y la IA no solo están transformando la educación formal y no formal, sino que también están cambiando las relaciones sociales, el aprendizaje colectivo y la investigación participativa. En otras palabras, la tecnología está transformando la forma en que las personas interactúan, se desarrollan y trabajan.

El aprendizaje asistido por la tecnología afecta al diseño, la impartición, la evaluación y la gobernanza de los procesos de aprendizaje. Las tecnologías emergentes están cambiando radicalmente la forma en que formamos, educamos, aprendemos y nos desarrollamos, y de igual forma cambian la forma de actuar de los profesionales del aprendizaje: creando equipos, buscando materiales compartidos y adoptando una cultura de reutilización de contenidos.

El Instituto de la UNESCO para el Aprendizaje a lo Largo de Toda la Vida

  • proporciona conocimientos especializados sobre la aparición de sistemas de aprendizaje a lo largo de toda la vida basados en la tecnología y acerca del potencial de la tecnología para mejorar la calidad, aumentar la participación, mejorar los modelos de evaluación y facilitar la portabilidad y el reconocimiento de las habilidades a nivel nacional y mundial;
  • investiga de qué manera estas tendencias modifican la gobernanza y el papel del Estado;
  • recoge datos sobre las crecientes desigualdades debidas a la brecha digital entre los países y dentro de ellos, permite el intercambio de conocimientos en este ámbito e identifica las respuestas políticas capaces de reducir esta brecha.
El papel de los educadores de aprendizaje a lo largo de toda la vida

La aparición de ecosistemas de aprendizaje a lo largo de toda la vida con entornos de colaboración cada vez más propiciados por la tecnología exige un nuevo tipo de educador, que no sea únicamente un formador, sino también un facilitador, mentor y entrenador dentro de una red más amplia y conectada y un entorno rico en tecnología. 

Female teaching online in front of a smartphone

Dentro de un paradigma de aprendizaje a lo largo de toda la vida, la enseñanza requiere un auténtico cambio de mentalidad. Los educadores deben abandonar los enfoques cognitivos convencionales y centrados en el profesor y adoptar una visión holística del aprendizaje y prácticas centradas en el alumno. Sus modelos de enseñanza deben abandonar los estándares lineales y basados en el tiempo y aplicar métodos personalizados y no lineales. Los educadores, a menudo formados para trabajar como profesionales totalmente autónomos que trabajan de forma aislada, deben ahora navegar por sistemas de aprendizaje interconectados, utilizar la tecnología y trabajar en equipo con otros especialistas del aprendizaje. Al igual que sus alumnos, los educadores deben convertirse en aprendices permanentes.

El Instituto de la UNESCO para el Aprendizaje a lo Largo de Toda la Vida

  • documenta nuevos enfoques para formar, actualizar y empoderar a los educadores como profesionales del aprendizaje y les ayuda a desarrollar las nuevas capacidades que necesitan;
  • revisa las experiencias de los países;
  • contribuye al desarrollo de nuevos instrumentos y normas para orientar las políticas y el diseño de nuevos sistemas para el desarrollo de los profesionales del aprendizaje.